Presentacíon de la ciudad

Maravillosamente situada en una bahía protegida (llamada Bahía de Socoa, única entre Arcachon y España) frente al golfo de Gascuña, San Juan de Luz es una estación balnearia auténtica de los Pirineos Atlánticos. Valiente de su rico pasado histórico real, acogió en su iglesia San Juan el Bautista la boda del Rey Luís el catorce con la Infanta de España, María Teresa el día 9 de Junio de 1650.

El nombre de San Juan de Luz aparece al transcurrir los siglos bajo las formas Sanctus-Johanmes de Luis en el año 1188, luego Sent-Iean de Luz en 1650.

El origen de su nombre vasco « Donibane Lohitzum » literalmente : « sitio donde hay mucho lodo » es la consecuencia de que la ciudad está edificada en la desenbocadura del Rio Nivelle.

La ciudad situada no muy lejos de la frontera española sufrió largo tiempo de esta proximidad y resultó muchas veces incendiada durante la guerra de Cien años. Sin embargo, desde el siglo diecisiete, pronto se hizo próspera gracias a sus pescadores exploradores de Tierra-Nueva, saliendo para cazar la ballena y pescar el bacalao.

El comercio con las Antillas, gracias a su puerto, incluso es loyante. La ciudad balnearia, como se descubre hoy día, es relativamente reciente pero su puerto data de la prehistoria.

Por fín se conoce notoriamente San Juan de Luz, gracias a sus fiestas tradicionales de San Juan que se celebran cada año durante 5 días, con motivo del solsticio de verano. Los participantes lucen entonces el rojo y el negro, colores de los Corsarios que salían en Campaña.